Disforia de Género

Introducción

INTRODUCCIÓN 
 
El diagnóstico de la persona con Síndrome de Harry Benjamin se establece mediante un detallado estudio disciplinario: 
 
 
Historia clínica:

En la que se mencionarán antecedentes familiares tales como ambiente en el que se mueve y desarrolla el paciente, por ejemplo si ha sido producto de un embarazo no deseado, si tiene una madre dominante o un padre excesivamente débil, etc. 

 
Examen físico y pruebas de laboratorio:

          Niveles hormonales

          Radiografías

          Examen citogenética (estudio de células obtenidas por una extracción de sangre venosa o de cualquier otro origen obtenida por un simple raspado o extendido)

          Biopsia gonadal (Estudio de glándulas sexuales)

          Búsqueda de cromatina sexual en sangre periférica de mucosa oral

          Cariotipo (examen que se hace para identificar anomalías cromosómicas como causa de una malformación o de una enfermedad. El examen puede realizarse con una muestra de sangre, médula ósea, líquido amniótico o tejido de la placenta.)

          Estudios demartológicos 

 

Evaluación psicológica y psiquiátrica:

En las que se hace un diagnóstico que diferencia los distintos grados de disforia de género y en las que se aprecia ciertas características que permiten reconocer el síndrome de Harry Benjamín:

          Reacción hostil cuando se pone en duda su identidad.

          Aislamiento del grupo al que se pertenece, rechazando la homosexualidad y luchando por ofrecer a su pareja las relaciones heterosexuales pertinentes.

          Adjudicación de su papel de sexo contrario, buscando no sólo un cambio de sus órganos genitales primarios, sino también la identificación con el sexo deseado a todos los niveles. 

 
 

La disforia de género consta de tres criterios:

  1. Deseo de vivir y ser reconocido como individuo del sexo opuesto, intentando lograr un equilibrio y una armonía entre su cuerpo y el sexo al que se sienten pertenecientes.
  2. La disforia de género lleva manifestándose sin interrupción alguna al menos durante dos años.
  3. No es un desorden ni una enfermedad mental o alteración cromosómica.

 
 
Los pasos a seguir en el tratamiento del paciente son los siguientes y por este orden:

  1. Asistencia diagnóstica
  2. Psicoterapia.
  3. Rol social (la persona adopta el papel al sexo al que se siente perteneciente en su vida diaria durante al menos tres meses)
  4. Terapia hormonal: La edad mínima requerida es de 18 años; el paciente debe ser consciente en todo momento de los beneficios y riesgos de la hormonación y es imprescindible presentar los documentos psicológicos que acreditan que es apto para la hormonación.
  5. Terapia quirúrgica: Se requiere una edad mínima de 18 años, 1 año de terapia hormonal y un año de rol social. Son necesarios los documentos escritos que atestigüen la evaluación mental y el tratamiento  hormonal.

 
Para la operación quirúrgica a mujer se procede a la transformación genital (orquidectomía, penectomía, vulvo-vaginoplastia y clitoroplastia) y aumento mamario.Otros procedimientos adicionales son: Tirocondroplastia (reducción de la nuez), lipoplastia (liposucción) de cadera, rinoplastia (cirugía de la nariz), reducción de huesos faciales, depilación, etc. 
Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: