Disforia de Género

Noticias Abril 2008

Transexuales de Euskadi piden duchas individuales en los polideportivos

EUROPA PRESS. 31.03.2008 – 22:38h

La asociación Transexualidad-Euskadi reclamó hoy “voluntad política” a todos los municipios vascos para que instalen duchas individuales en los polideportivos municipales para que esta personas puedan proteger su intimidad.En un comunicado, la presidenta de Transexualidad-Euskadi, Andrea Muñiz, denunció que en los polideportivos, piscinas, gimnasios y demás disciplinas deportivas de los muncipios no existen duchas individuales.”Se crea de esta manera la imposibilidad y la total exclusión de las personas transexuales de la Comunidad Autónoma Vasca que no puedan ejercitar su cuerpo y crear de esta forma una salubridad, como así nos lo piden los especialistas en medicina que atienden a las personas transexuales”.Un año después de aprobarse la Ley de Identidad de Género, Muñiz señaló que los transexuales se encuentran con una “dicotomía” entre su cambio legal de nombre y sexo en los documentos nacionales y “estado genital sin reasignar en las duchas de dichos Centros”.

“No olvidemos que hay personas que aún no han cumplido los dos años mínimos para poder acceder a dicha Ley, y aun así ni las personas transexuales con el cambio registral realizado, ni con él no realizado, no tenemos oportunidad de poder ducharnos en duchas individuales, para no sufrir humillaciones, vejaciones o insultos por parte del género al que correspondemos en dichas duchas”, indicó.

Nace la primera asociación segoviana de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales
Segovia legaliza su situación tras varios años de lucha y actividades
“Segovia sale del armario oficialmente”. Con estas palabras, el presidente de Segoentiende, Israel Paciá, ha presentado en sociedad la asociación provincial que aspira a aunar al colectivo homosexual, bisexual y transexual de Segovia. Después de varios años de lucha por sus derechos y de realizar actividades en favor de la tolerancia y de la diversidad sexual, la agrupación ya está inscrita en el Registro de Asociaciones de la Junta de Castilla y León y comienza así su andadura oficial y completamente legalizada.
Paciá explicó que la organización de nuevo cuño responde a la “necesidad de velar por los intereses de gays, lesbianas y transexuales de Segovia”, comunidades que hasta ahora han estado desprovistas de un mecanismo asociativo coordinado y oficial. Segoentiende es la respuesa a esa demanda. En función a estudios sociodemográficos elaborados por expertos, el presidente de la agrupación provincial estimó que sólo en la capital segoviana conviven unos 5.600 homosexuales. Segoentiende intenta ser un punto de encuentro en pos de la normalización de este colectivo que ha podido sentirse frustrado y discriminado en diversos aspectos de la vida cotidiana, como en el trabajo o en las relaciones personales. Asimismo, la asociación trata de combatir “el miedo” con el que todavóa tienen que convivir muchos gays y lesbianas y que les obliga a “llevar una doble vida”, expuso el presidente de la organización.
“Segoentiende trata de concienciar de la diversidad sexual”, insistió Israel Paciá, quien también aludió a la labor que acometerá la nueva asociación provoncial para impulsar la igualdad de los homosexuales con el resto de colectivos. El presidente echó la vista atrás y recordó que en la actualidad corren tiempos mucho más tolerantes que hace años. Esa apertura ha propiciado, en buena parte, que se pongan en marcha y salgan adelante proyectos como Segoentiende. A pesar de la beligerancia de iniciativas anteriores, como el colectivo Mandrágora, que desapareció por la falta de apoyos institucionales, y de que la reivindicación no es nueva, Segoentiende se ha convertido en una experiencia “pionera” en Segovia, ensalzó Paciá, ya que es la “primera asociación de estas características en legalizarse”.
El máximo responsable de la agrupación provincial también resaltó los logros que la comunidad homosexual ha alcanzado en los últimos tiempos, como el regulación por ley de los matrimonios del mismo sexo.
“Segovia se abre a la diversidad sexual para hacer de la provincia un referente de la igualdad social, sin discriminaciones”, concluyó el presidente de Segoentiende, quien señaló que la organización segoviana ya ha recibido el respaldo de otras asociaciones de la misma índole de provincias cercanas, como Madrid o Ávila.

México: En espera, operaciones de cambio de sexo
La propuesta para que los hospitales del gobierno del Distrito Federal realicen y paguen las operaciones quirúrgicas de cambio de sexo quedará en espera, ya que aún hay varias resistencias por parte de las autoridades y algunos sectores de la sociedad.

El legislador Jorge Carlos Díaz Cuervo, quien es el principal impulsor de esta iniciativa, aceptó que en el próximo periodo ordinario de sesiones en la Asamblea Legislativa, que inicia el 15 de marzo y concluye a finales de abril, sólo se discutirán las reformas al Código Civil del DF para reconocer jurídicamente a los transgéneros, quedando en espera el tema de las operaciones quirúrgicas de cambio de sexo.

De contar con el apoyo mayoritario de los legisladores, las personas transgéneras podrán cambiar su nombre en las actas de nacimiento y en otros documentos oficiales como credenciales de elector.

Díaz Cuervo, en entrevista con EL UNIVERSAL, dijo que el fondo de esta propuesta es que se expida una acta de nacimiento nueva, donde aparezca el nombre y el sexo de la persona que decidió cambiar de hombre a mujer o de mujer a hombre. “Su identidad anterior se queda en el Registro Civil del DF y puede ser revelado por orden de un juez, para evitar que no se cambie la identidad de una persona en caso de verse involucrada en un fraude”.

Actualmente las autoridades locales escriben a un costado del acta de nacimiento el nuevo nombre de la persona, pero preserva el original en el mismo documento, después de un juicio.

Al respecto, Andrés Linares Carranza, especialista en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y juez en lo familiar del TSJDF, explicó que si se logra la reforma como la están planteando los diputados, la persona interesada en cambiar su nombre tendría que hacer una reasignación especial bajo un procedimiento que marcarán las mismas autoridades.

Gandia acoge este fin de semana los XX Encuentros Estatales de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales

El municipio de Gandia acogerá, los días 4 al 6 de abril, la veinte edición de los Encuentros Estatales de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (LGTB), a la que está previsto que asistan 140 delegados representantes de 47 asociaciones.
Las jornadas, que se desarrollarán en el hotel Don Pablo ubicado en la playa gandiense, pretenden establecer cauces de comunicación entre las organizaciones LGTB, partidos políticos, sindicatos y organizaciones sociales para establecer estrategias comunes dirigidas a afrontar las demandas y necesidades de estos colectivos sociales, informan fuentes de la organización.
En el foro se debatirán cuestiones relacionadas con las políticas a desarrollar en torno a “la mujer lesbiana, la transexualidad, jóvenes, tercera edad, familias homoparentales, educación, inmigración, Sida y ETS”, y aspectos como la discriminación, homofobia y transfobia.
Durante el encuentro se convocará la nueva edición del día del Orgullo’08, que el año pasado congregó en Madrid a más de dos millones de personas.
Del mismo modo, se aprobará el lema y el manifiesto que se leerá tras la manifestación del Orgullo LGTB, que se va a desarrollar en la capital madrileña y que reunirá a asociaciones, instituciones, sectores políticos, sindicales y sociales del Estado.
Estos encuentros se han celebrado en anteriores ediciones en Madrid, Valencia , San Sebastián, Bilbao, Zaragoza, Málaga, Sevilla, Oviedo, Santander, Bilbao, Toledo, Salamanca, Las Palmas de Gran Canarias, Málaga y Logroño.
El Col·lectiu de Lesbianes i Gays de la Safor será el anfitrión de las jornadas que este fin de semana se celebrarán en Gandia.

ENTREVISTA: ALMUERZO CON…  LUXURIA

“El Vaticano está obsesionado con el sexo”

“Evita siempre que la gente te observe mientras comes”, es uno de los mandamientos de Ru Paul, la drag queen más conocida del mundo. Sin embargo, Luxuria, diputada transexual (ella prefiere llamarse transgénero porque le parece menos agresivo) italiana hace una excepción y se deja entrevistar en el restaurante Settimio all’Arancio, cerca del Parlamento y al lado de su peluquero. La charla es larga y relata el drama que supone ser transexual en un país como Italia. “El Vaticano”, dice, “ya no habla más a las almas, y no se ocupa de pobreza y hambre en el mundo, sino que está obsesionado con el sexo”.

Vladimir Luxuria (su verdadero nombre es Vladimiro Guadagno) fue elegida diputada en 2006 en las filas de Refundación Comunista. Su elección significó una revolución en un país donde el estado no reconoce derechos ni a los homosexuales, ni a los transexuales ni a las parejas de hecho. Luxuria fue la primera diputada transgénero en el mundo y se siente “como las mujeres que en los años sesenta lucharon por su libertad sexual”.

El Gobierno de Romano Prodi cayó cuando estaba a punto de aprobar una ley importante para condenar la violencia contra los homosexuales y por eso Luxuria volverá a presentarse a las próximas elecciones, el 13 de abril, dentro de la coalición Arco Iris, que agrupa a comunistas y verdes.

Mientras consulta la carta, precisa que no va a comer mucho. Hay que guardar la figura y, por ello, no quiere vino ni pan. “Mi elección obligó a las personas a hablar de ciertos temas”, explica Luxuria. Finalmente, elige una pasta que no se encuentra en la carta pero es típicamente romana: los tonnarelli con anchoas y queso pecorino.

Luxuria fue objeto de numerosas discriminaciones dentro del mismo Parlamento. Al principio de la legislatura, muchos representantes de la oposición se resistían a referirse a ella en términos femeninos, ya que nunca reasignó definitivamente su sexo, lo que causó interminables discusiones. Una diputada del partido Forza Italia (de Silvio Berlusconi) la insultó al verla entrar al aseo de mujeres. Luxuria no quiere que se dramaticen estos eventos, pero lamenta “el drama diario” de las personas que se ven obligadas a aguantar situaciones en las que no se reconocen.

“Éstas hay que comerlas con las manos”, precisa mientras degusta unas exquisitas flores de calabaza fritas. Confiesa que considera absurdo que la Iglesia “imponga a los diputados católicos que se expresen en contra de la ley de parejas de hecho”, ya que estas leyes no cambian la vida a los católicos, sino simplemente mejoran las de los demás. “¡Se expresa mucho más en temas de sexo el Vaticano que los representantes de la comunidad gay!”, exclama, entre risas. Según Luxuria, “los italianos estarían listos para aceptar los matrimonios homosexuales, pero el problema se sitúa a nivel político”.

En el camino de vuelta hacia el Parlamento cuenta que, cuando abandone la política, volverá a hacer teatro de denuncia, como hasta ahora. Su sueño es el de actuar para una película de Pedro Almodóvar.

Declaraciones para el psiquiatra: cuando las ideas religiosas se presentan como científicas

 

LIMA, 02/04/2008 (Crissthian Manuel Olivera Fuentes (*) / Enkidu Perú): Una vez más el prejuicio y la discriminación hacen su aparición cubiertos por la aparente asepsia e higiene de la ciencia médica. Es el caso de las declaraciones del reconocido psiquiatra homo/lesbo/transfóbico René Flores Ágreda en el diario La República (sección Sociedad), publicada en Lima, Perú el 31 de marzo de 2008.


Este personaje es además un disciplinado militante de la religión católica, ligado a organismos de clara raíz confesional y que está en contra de cualquier posibilidad de interrupción del embarazo y de la anticoncepción oral de emergencia (AOE).

 

La nota del Diario enfoca mal la noticia al vincular el derecho reproductivo de un transexual de Estados Unidos con el ejercicio de la paternidad/maternidad de parejas gays/lésbicas, ya sea a través de la fecundación, la adopción y/o la crianza.


Para empezar la transexualidad es algo distinto de la homosexualidad. La primera es la percepción psicológica e íntima de pertenecer al sexo opuesto con el que se nació y a segunda es la atracción sexo-afectiva entre personas del mismo sexo.


Ciertamente el caso del transexual embarazado va más allá de los parámetros tradicionales en los que estaba encasillada esta manifestación sexual humana. Se creería que un transexual con identidad masculina no querría embarazarse al ser ésta una vivencia asociada a las mujeres. La pregunta acá es ¿por qué no un transexual puede hacer uso de sus órganos biológicos reproductivos y de su derecho a la procreación? Parece ser que la transexualidad y sus implicancias pueden también replantearse a la luz de los avances culturales y científicos.


Flores hace una evaluación esencialista del sujeto “mujer” y advierte en él una “incontenible necesidad de ser madre”. Para él el transexual embarazado, Thomas Beatti, es en verdad una mujer y por lo tanto comprende y justifica su necesidad de reproducirse. Sin embargo, en las condiciones actuales de Thomas cuestiona su decisión al no ser una verdadera mujer ni hacer lo que las mujeres reales hacen, sienten y piensan. Y es que para Flores la teoría crítica sobre el género y los derechos sexuales y reproductivos son pecados y van contra los inobjetables designios de Dios. Todo bajo su investidura científica que pretende limpiarlo de cualquier vínculo religioso o agenda política.


Dice él que los hijos de parejas homosexuales “van a tener serios problemas” pues hay riesgo de que el niño o la niña quede en orfandad debido a que el sida mata a los gays y porque no encuentra forma de explicarles a los infantes que son criados por una pareja del mismo sexo.

 

Sobre el primer punto debemos decir que es un prejuicio rotundo insinuar que a los gays les da siempre el sida y peor aún que éste los matará invariablemente. La epidemia del VIH y sida en nuestro país está concentrada en gays, bisexuales, trans y hombres que tienen sexo con otros hombres sin identidad homo/bi/transexual (HSH se les denomina desde el lenguaje epidemiológico), pero lo está en gran medida por las condiciones de especial vulnerabilidad en la que se encuentran estas personas y comunidades respecto al ejercicio de sus derechos.


Existe pues un contexto social y cultural adverso en el que aún no pueden desarrollarse libremente y en total plenitud e igualdad de derechos. Esto impacta negativamente en muchos gays, bisexuales y trans mellando su autoestima y en términos más culturales posibilitando el sexo clandestino desprotegido. Ambos casos son ejemplos de cómo los mecanismos de violencia y discriminación influyen en la transmisión del VIH y sida, pero no existe per se un vínculo unívoco e inequívoco entre homo/transexualidad y sida. Por otro lado, quienes ya viven con el VIH no tienen por qué morir por tenerlo.

 

Parece ser que el despistado señor Flores no sabe que existe desde el 2004 terapia antiretroviral otorgada por el Estado y que ésta mejora sustancialmente, en la mayoría de los casos, la calidad y expectativa de vida de las personas viviendo con VIH y sida (PVVS). El estadío sida, fase final del proceso de infección, adquiere un nuevo significado a partir de la medicación tomada debidamente y de un estilo de vida saludable, no es por lo tanto la etapa previa e inmediata a la muerte sino que se vuelve de manejo crónico igual que la hipertensión o la diabetes por ejemplo.

 

En cuanto al asunto de los niños criados por una pareja gay o lésbica, debemos advertir que Flores pretende ser un especialista al respecto, dando declaraciones, recomendaciones o incluso informes, tal y como lo hizo para la empresa Supermercados Peruanos S.A. (razón social de la ya casi desaparecida Santa Isabel, así como de Plaza Vea y Vivanda) en el proceso seguido en su contra por el cargo de discriminación por orientación sexual hacia mi persona.


En su momento los disparatados argumentos de Flores fueron desvirtuados pues sólo formaban parte de sus convicciones personales y su informe no citaba ningún estudio o refería investigación o estadística alguna, careciendo por tanto de valor científico. En su texto él opinaba sobre el movimiento gay, lésbico, bisexual y trans (GLBT) y el feminista, refiriéndose principalmente a asuntos políticos, lo cual llevó a calificar su informe como “un panfleto abiertamente homofóbico y con incorrecciones impropias de un profesional de la salud”.


Para contestarle se presentó un informe de Gabriela Kuroiwa, entonces Secretaria General de la Asociación Psiquiátrica Peruana, quien cita estudios de Bailey, Bobrow, Flaks, Ficher, Golombok, Spencer, Green y Mandel. La autora señala que se evaluó a niños criados por parejas heterosexuales y homosexuales en aspectos como identidad de género, rol de género, orientación sexual, relaciones sociales con compañeros y adultos, relaciones de amistad, popularidad, autoconcepto y autoestima, problemas de conducta, inteligencia, riesgo de abuso sexual y de negligencia.

 

Kuroiwa señaló que “en ninguno de estos estudios se encontró diferencias significativas en alguno de los puntos investigados, por lo que se concluye que ‘los padres homosexuales tienen tanta probabilidad como los padres heterosexuales de proporcionar ambientes sanos y protectores para sus niños’ (American Psychological Association, 2004”.

 

Algunos dirán que la nuestra es una sociedad distinta y no está preparada para estos asuntos, pero precisamente ello demuestra que es un tema cultural que no tiene por qué quedar así para siempre como si fuera un dogma de fe. Ya el psiquiatra y psicoanalista Alberto Péndola, declarando para el programa Reporte Semanal sobre los hechos que originaron la denuncia contra Supermercados Peruanos S.A., manifestó que es problema de los padres el no saber informar y explicar bien de esta realidad a los niños, transmitiéndoles y perpetuando sus prejuicios e inseguridades.


El también psicoanalista y reconocido columnista Jorge Bruce comentando el matrimonio entre parejas del mismo sexo en España sin restricciones para la adopción afirmó que “los vínculos humanos trascienden nuestros prejuicios y limitaciones, obligándonos a cuestionarlos” (Perú 21, 3 de julio de 2005, Pág. 2, sección Opinión, “Es el amor lo que hace una familia”). Saluda como beneficioso para las sociedades despojarse de tendencias segregacionistas y retrógradas.


Flores, en una pésima comprensión de las leyes y los derechos, indica también que el derecho a la adopción pertenece exclusivamente al niño y no al adulto. Efectivamente, la adopción debe darse en función del mejor interés del niño, siendo éste el principio rector, pero tal derecho no puede existir sin el derecho a la paternidad (en este caso a través de la adopción) que tienen los adultos, el uno no puede expresarse sin el otro y la adopción no puede violar otros derechos, como el de no ser discriminado por ejemplo.


Finalmente, es preciso desenmascarar el verdadero interés de Flores en estos temas. Constituye para él parte de su agenda política-religiosa escribir en contra de personas GLBT, así como del aborto y la AOE.

 

Y lo hace principalmente a través de la agencia de noticias ACI Prensa, que en su web indica como parte de su misión “Proporcionar información sobre el actuar de la Iglesia en el mundo con el fin de difundir el Evangelio de la vida, el magisterio y las diferentes actividades que ella realiza en el mundo en favor de la Nueva Evangelización y de la construcción de una sociedad justa y reconciliada”. En la revista Domingo del diario La República publicada el 20 de marzo de 2005 el autor de la nota “Los nuevos cruzados” refiere que en el local de esta organización hay un letrero que dice “Nuestra misión es anunciar al Señor Jesús en el ciberespacio como parte de la misión de la Iglesia”.


Basta con hacer un seguimiento dentro de este sitio web para darse cuenta de la constancia y el tesón de la labor de Flores, a quien además le publican continuamente cartas en la sección de lectores de los diversos diarios del país. Solo un ejemplo lo constituye la página A5 (sección Opinión-Díganos lo que piensa) del diario El Comercio, en donde en su carta titulada “Abierta y liberal” señala que aún no está zanjado el asunto de si la homosexualidad constituye o no una enfermedad. Sostiene que esta orientación sexual “puede cambiarse con un tratamiento adecuado y que está asociada a abundante patología médica y psíquica”, cuado en realidad la OMS desde hace varios años ya determinó que la homosexualidad no es una enfermedad y Amnistía Internacional ha declarado como “tortura” los tratamientos obligatorios de reconversión de la orientación sexual.


No hay que dejar sorprender ni actuar impunemente a sujetos como Flores, que quieren hacernos volver a etapas oscurantistas y antidemocráticas, obstaculizando la posibilidad de un Perú sin violencia y discriminación para gays, lesbianas, bisexuales y trans. Nada tiene de científico el dogma y el fanatismo religioso, que ese cuento se lo cuenten a otros.

 

Lima, 02 de marzo de 2008

 

(*) Crissthian Manuel Olivera Fuentes: corresponsal de la Revista Enkidu en
Lima, comunicador social, activista gay en derechos humanos.

Nace la primera asociación segoviana de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales
Segovia legaliza su situación tras varios años de lucha y actividades
“Segovia sale del armario oficialmente”. Con estas palabras, el presidente de Segoentiende, Israel Paciá, ha presentado en sociedad la asociación provincial que aspira a aunar al colectivo homosexual, bisexual y transexual de Segovia. Después de varios años de lucha por sus derechos y de realizar actividades en favor de la tolerancia y de la diversidad sexual, la agrupación ya está inscrita en el Registro de Asociaciones de la Junta de Castilla y León y comienza así su andadura oficial y completamente legalizada.
Paciá explicó que la organización de nuevo cuño responde a la “necesidad de velar por los intereses de gays, lesbianas y transexuales de Segovia”, comunidades que hasta ahora han estado desprovistas de un mecanismo asociativo coordinado y oficial. Segoentiende es la respuesa a esa demanda. En función a estudios sociodemográficos elaborados por expertos, el presidente de la agrupación provincial estimó que sólo en la capital segoviana conviven unos 5.600 homosexuales. Segoentiende intenta ser un punto de encuentro en pos de la normalización de este colectivo que ha podido sentirse frustrado y discriminado en diversos aspectos de la vida cotidiana, como en el trabajo o en las relaciones personales. Asimismo, la asociación trata de combatir “el miedo” con el que todavóa tienen que convivir muchos gays y lesbianas y que les obliga a “llevar una doble vida”, expuso el presidente de la organización.
“Segoentiende trata de concienciar de la diversidad sexual”, insistió Israel Paciá, quien también aludió a la labor que acometerá la nueva asociación provoncial para impulsar la igualdad de los homosexuales con el resto de colectivos. El presidente echó la vista atrás y recordó que en la actualidad corren tiempos mucho más tolerantes que hace años. Esa apertura ha propiciado, en buena parte, que se pongan en marcha y salgan adelante proyectos como Segoentiende. A pesar de la beligerancia de iniciativas anteriores, como el colectivo Mandrágora, que desapareció por la falta de apoyos institucionales, y de que la reivindicación no es nueva, Segoentiende se ha convertido en una experiencia “pionera” en Segovia, ensalzó Paciá, ya que es la “primera asociación de estas características en legalizarse”.
El máximo responsable de la agrupación provincial también resaltó los logros que la comunidad homosexual ha alcanzado en los últimos tiempos, como el regulación por ley de los matrimonios del mismo sexo.
“Segovia se abre a la diversidad sexual para hacer de la provincia un referente de la igualdad social, sin discriminaciones”, concluyó el presidente de Segoentiende, quien señaló que la organización segoviana ya ha recibido el respaldo de otras asociaciones de la misma índole de provincias cercanas, como Madrid o Ávila.

Gays, lesbianas y transexuales también merecen empleos dignos

 

Por GUILLERMO LOVAGNINI | Una reflexión acerca de la necesidad de implementar empleo pagado adecuadamente y en un entorno saludable y libre de discriminación para todas las y los ciudadanos santafesinos.

Pocas provincias argentinas, estimamos, ofrecen protección legal alguna contra la discriminación específicamente en el trabajo y en base a la orientación sexual. Y pocas son las que cuentan con una cultura en que la discriminación en base a la orientación sexual sea considerada como un comportamiento inaceptable. El empleo es un área más en que lesbianas y gays ocultan su orientación sexual por miedo a la discriminación o al acoso.

Ya desde el comienzo de una relación laboral suele ocultarse la orientación sexual no heterosexual durante el proceso de solicitud de empleo por temor a que se desestime su candidatura o que ésta no sea evaluada imparcialmente. En la mayoría de los casos, las lesbianas y gays que demandan un empleo no tienen la certeza de que la reacción del potencial empleador estará libre de prejuicios. Es más, algunos empresarios tendrían políticas explícitas de exclusión de las personas gays y lesbianas de un empleo. Ni hablar en el caso de las transexuales, las cuales ya están rechazadas de antemano. De ellas nos ocuparemos más adelante

Muy a menudo esto significa empezar un empleo con una mentira durmiente: la asunción de una supuesta heterosexualidad, a la cual se debe mantener, reforzar y estimular a través de las experiencias cotidianas en el trabajo, en las reuniones en el mismo sitio laboral sobre temas de negocios o de actualidad en los que se da por sentado que todo el mundo es heterosexual. Soportar los chistes homo lesbo transfóbicos, la difícil situación que se pasa en  las invitaciones a hacer vida social en que se invita a todos y todas a llevar a sus cónyuges.

Vivir abiertamente la orientación sexual no heterosexual conlleva algunos riesgos. El máximo es perder el empleo, pero también se da la situación de que no se despide al trabajador/a, pero sí se dan situaciones no frontales y violentas de discriminación como es la negación de los ascensos, la reubicación de la persona en otros puestos de menor importancia o en ámbitos desagradables que nadie quiere. Y también aflora la sobre explotación en el trabajo ya que muchas personas de orientación sexual no heterosexual han demostrado ser muy eficientes en ciertas áreas y entonces se les sobrecarga de trabajo.

Otra cuestión es la presión psíquica que sufre todo trabajador/a por esforzarse en su puesto de trabajo mucho más, para ser más eficiente y para conservar así su puesto de trabajo, ya que rige sobre el o ella una constante amenaza de despido o discriminación, en un ambiente laboral muchas veces hostil entre sus mismos compañeros/as. Hostilidad que se suele presentar frontalmente –en algunos ámbitos ya en franco retroceso porque está mal visto ser homo lesbo transfóbico– aunque podríamos decir figurativamente que se percibe o flota en el ambiente.

CASADOS CON HIJOS

La falta de reconocimiento legal a las parejas de gays, lesbianas y trans a través del matrimonio o de la ley de unión estable de parejas a nivel provincial implica para nosotros/as la carencia de accesibilidad a las ventajas que conceden los empleadores como parte del marco laboral a los/as trabajadores/as heterosexuales casados y en algunos casos a las parejas heterosexuales no casadas. Entre estas pueden citarse pensiones para el miembro superviviente de la pareja, seguros de vida, obra social, herencia de los bienes, adopción, y más.

Esta falta de reconocimiento legal y social implican frecuentemente también que los/as trabajadores/as lesbianas, gays y trans carezcan de la posibilidad de acceder a permisos en el trabajo por razón de cuidado a sus familiares dependientes o por fallecimiento de su pareja en igualdad de condiciones con los otros trabajadores/as. También la no accesibilidad al derecho al traslado cuando su pareja es trasladada a otra ciudad.

EL TRABAJO TRANSEXUAL

Nos parece como cuestión esencial denunciar con vehemencia y en forma especial la situación de las personas transexuales en el mundo laboral quienes, al no tener acceso a un trabajo formal, deben recurrir para su supervivencia al mundo del trabajo del sexo comercial, un trabajo que –como todos/as sabemos– está rodeado de todo tipo de imposibilidades: de crecimiento, de futuro –ya que estas personas están excluidas generalmente de una pensión o jubilación dignas–, la violencia ejercida por las fuerzas de seguridad, la exigencia de un tributo policial, la explotación, la violencia callejera, el clima, los horarios y demás.

Hay que destacar también que las que han podido acceder a un trabajo formal al ser descubiertas son arrojadas de forma violenta de sus puestos. El caso de una trabajadora metalúrgica en la ciudad de Pérez o la trabajadora de la construcción en la ciudad de San Lorenzo, la violencia en el trabajo sufrida por la Cabo del Cuerpo de Bomberos Zapadores de la Unidad Regional II de la ciudad de Rosario son algunos de los muchos casos que a menudo no tienen trascendencia mediática.

Pareciera que, de alguna forma, la sociedad –a decir del autor Ernesto Meccia en su libro “La Cuestión Gay”–, ha metabolizado a lesbianas y gays, pero no aún a las trans a las que se las asocia con todos los males del mundo, estigma éste que los medios de comunicación (algunos no todos) han contribuido en gran medida a construir.

CAMBIO DE HÁBITOS

Es preciso hacer frente a la discriminación en materia de empleo por dos vías: una la legislación antidiscriminatoria donde se especifique muy claramente la no discriminación por orientación sexual y/u opción de género y tomar medidas tendientes a cambiar las prácticas y políticas de empleo. En esto último, un papel importante lo cumplen los empleadores y los sindicatos a la hora de facilitar en clima en que las situaciones de homo lesbo transfobia por parte de los/as trabajadores/as y/o empleadores se consideren inaceptables.

Se trataría de conformar, impulsar y desarrollar una cultura por parte de los empresarios y/o trabajadores/as y creemos que en esto el estado provincial tiene la función fundamental de garantizar que se de un trato igualitario a todos/as los/as trabajadores/as donde no se toleren la discriminación, el acoso y la violencia en cualquiera de sus formas ni por ningún motivo.

Ya está visto que la discriminación, el acoso y un clima de violencia afectan en forma negativa la eficacia y el rendimiento en el trabajo –tanto en lo público como en lo privado– debido a un clima que impide a los/as trabajadores/as a nivel individual o colectivo desarrollar en sus puestos de trabajo toda su potencialidad personal.

Los empleadores que desarrollen amplias estrategias antidiscriminatorias y una buena práctica laboral tendrán mejores oportunidades a la hora de obtener a los/as mejores solicitantes para los puestos a cubrir y asegurando que los /las candidatos/as sean seleccionados/as y ascendidos/as en base a sus capacidades. Por otra parte, también la aplicación de las prácticas discriminatorias no sólo afectará negativamente al personal sino que también dañarán la imagen de la empresa.

Los sindicatos cumplen un papel importantísimo ya que ellos deben incluir en sus agendas no sólo el bienestar en sus puestos de los/as trabajadores/as lesbianas, gays y trans, sino acompañar a nuestro colectivo en sus demandas por los derechos que nos corresponden, ya que el mismo está conformado en su gran mayoría de trabajadores/as.

Las dos centrales sindicales nunca han incluido seriamente en sus estrategias de lucha la situación de los/as trabajadores/as lesbianas, gays y trans a excepción del Sindicato de Trabajadores Municipales de la ciudad de Rosario –el único del que tenemos conocimiento–.

Quizá, alguna vez, se haya mencionado la discriminación en forma vaga, confusa y generalizada, quizá también es posible que se le haya restado importancia por ser minoría. Pero está bueno recordar que estas corporaciones están para defender los derechos de todos/as los /las trabajadores/as y que no existe democracia y espíritu democrático si no se toman en cuenta a las minorías.

En conclusión es necesario comenzar a trabajar en forma continua con los empleadores y sus organizaciones, los sindicatos y también el estado provincial para el desarrollo de programas específicos y focalizados sobre la discriminación por orientación sexual y opción de género con el objetivo de permitir un cambio de conciencia con el objetivo de una mejor calidad de vida para todos y todas.

Guillermo Lovagnini

Nati” ya tiene DNI con nombre femeninoAcaba de recibir el documento nuevo, a cuatro meses de la operación de reasignación de sexo. Describe su felicidad.

Miguel Ortiz
Especial

Villa Dolores. En el patio de la casa de “Nati”, en Villa Dolores, queda achicharrada una pequeña libreta. No hay viento en la tarde y en el piso rojo queda además la mancha de un fuego y las cenizas sin esparcir con la forma de las pocas hojas. “Es el documento viejo. Para ella era muy importante no verlo más, porque tuvo que usarlo aun cuando no la representaba”, explica “Alicia”, la madre. Por la mañana “Nati” y su padre, “Javier”, habían llegado desde Buenos Aires con el nuevo DNI. Tiene el mismo número que el documento anterior, pero contiene la foto y los datos de una mujer, cuyo nombre empieza con C.

Todo sucede exactamente a cuatro meses de que la adolescente transerrana, que padece disforia de género, fuera objeto de una cirugía de reasignación sexual en La Plata.

Nacida en un cuerpo de varón hace 17 años, “Nati” se convirtió en la primera persona menor de edad que en Argentina recibe una intervención de ese tipo. Junto a sus padres protagonizó una lucha judicial de tres años que concluyó en setiembre pasado, cuando un Tribunal de Bioética del Poder Judicial de Córdoba recomendó el llamado “cambio de sexo” en su cuerpo, el otorgamiento de un nuevo DNI y el seguimiento físico y psicológico de su caso hasta los 21 años.

Luego de una recuperación óptima, “Nati” cursa su último año de secundaria y planea su futuro con un entusiasmo impensable antes de la cirugía.

Cada caso es distinto. “Siento una alegría muy linda al tener un documento que diga de verdad quién soy. Ahora no tengo que andar aclarando nada cuando tengo que presentar mi DNI, siento que se están cumpliendo mis derechos como persona”, dice “Nati”, a quien en su infancia se le diagnosticó disforia de género o Síndrome de Harry Benjamín, fenómeno en el que una persona nace con un sexo psíquico distinto al de su sexo físico (en este caso una mujer en el cuerpo de un hombre).

Entre otros beneficios, el nuevo documento viene a evitar momentos incómodos, como cuando en la escuela le tomaban asistencia sólo con el apellido, o como cuando se producían silencios o preguntas ante un trámite. “Hace poco viajé a España y tuve que hacerlo con un pasaporte que correspondía a mi documento y mi nombre viejo, y si bien nadie me preguntó nada, porque parece que sabían de qué se trataba, había silencios que me parecían eternos”, cuenta “Nati”. Su viaje a Europa fue a los fines de ser entrevistada por una cadena televisiva que llega a casi todo el planeta.

Convertida en un referente ineludible de la disforia de género o Síndrome de Harry Benjamín, “Nati” sostiene: “Si la lucha de mis padres o la mía les sirve a otras personas que sufren lo mismo, me va a alegrar mucho, porque el dolor es tremendo. Pero cada caso es distinto, y debe ser contemplado con mucho cuidado”.

Tener una vida. “Nati” es vegetariana desde hace años, le gustan las artes plásticas y le interesan los derechos de los animales y la ecología. “Ahora puedo decir esto porque tengo una identidad clara y una vida; siempre tuve estos gustos y estos intereses, pero antes solamente quería gritar lo que necesitaba urgente. Prácticamente no tenía una vida”, afirma, y asegura que la cirugía de adecuación física de su cuerpo cambió sus días para siempre.

“En la escuela está todo tranquilo, todos saben que yo soy “Nati”, pero nadie se mete y hay mucho respeto. Quiero terminar este año, después irme a una ciudad grande y estudiar algo que me guste”, agrega.

Si bien cree que la presión social que vive en su ciudad es menor de la que había antes, la idea de irse y de vivir sin miradas acusatorias ni juicios fáciles sigue siendo una constante en su deseo. “Hay cosas de antes de las que no quiero ni acordarme, quiero alejarme de todo lo que me recuerde a mi vida anterior”, afirma. Y uno imagina que Nati, en su patio o en un lugar más amplio, quemaría mucho más que su viejo documento.

Nace la primera asociación provincial de gais, lesbianas y transexuales
Segoentiende se convierte en una experiencia pionera al ser la primera organización de la comunidad homosexual en Segovia en legalizarse
Anuncios

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: